15 de enero de 2014

Lírica Pachanguera: Capítulo 22


Vuelve la Lírica Pachanguera tras esta dilatada ausencia. La primera crónica de esta temporada trae inevitablemente unas disculpas por mi parte por esta tardanza. Y daré mis razones. Habrá sido mi sexto o séptimo partido en lo que va de temporada y el tercero en Los Salesianos. Una pequeña lesión de rodilla, catarros y unos pequeños dolores me apartaron temporalmente del terreno de juego. Recuperado ya de ellos, me embarco en esta crónica de un partido que me gustó especialmente.

Cinco de la tarde. Volvía rápidamente de la Universidad tras realizar mis menesteres académicos. Llamé a Manolo, Jorge y compañía para avisar de mi demora. Habría dormido unas dos horas e, inexplicablemente, no estaba cansado. Hubiera podido disfrutar de un sueño reparador pero, invadido por la adrenalina que me suponía volver a los terrenos de juego, me vestí de corto y emprendí el camino hacia Los Salesianos.

Entré en el equipo compuesto por Manolo, Jorge, Álvaro Benavides, Víctor y Álvaro. Por otro lado, el equipo rival lo formaban Ismael, Falcao, Javi, Ale Franco y Manolito. En efecto, éramos 11 jugadores en total y tuvimos que jugar 5 vs. 6. Aún así, fue un encuentro equilibrado numéricamente en el que se respiró muy buen ambiente, tono jovial desde el principio, ganas de pasárselo bien, mejorar y disfrutar de la pachanga.

No nos engañemos. La navidad pasa factura. Aunque el nivel físico en general no era el idóneo, todos jugamos relativamente bien, incluso yo. Primer partido después de Reyes, o sea, día para estrenar los regalos con los que Sus Majestades nos obsequiaron. Que se lo digan a Ismael y sus flamantes nuevas botas con las que endosó nada menos que 8 chicharros. Rindió realmente a buen nivel, jugó, hizo jugar y fue un auténtico tormento por la banda derecha y en el juego aéreo.

Otro jugador que sorprendió gratamente fue Ale Franco. En un gran estado de forma, se erigió como mariscal de su equipo, razón por la que es llamado comúnmente Il Muro. Manolo Rueda, enfundado con la elástica de Gerrard, también hizo un gran partido, en el frente ofensivo, dio profundidad al juego y dispuso de muchas ocasiones de gol. El portero Manolito realmente se consagró bajo palos y fue prácticamente infranqueable, mostrando unos reflejos realmente asombrosos, a lo que también contribuyó nuestra poca puntería. Jugó realmente bien Jorge. El de Evangelista se mostró serenado, seguro y firmó un partido bastante aceptable. Sería ideal que siguiera la tónica mostrada.

Javi, amigo de Ismael, nos hizo varios caños a Jorge y a mí, mostró un excelente repertorio técnico y sorprendió con controles a la altura de Zidane. Todo un lujo. Álvaro Benavides participó mucho en el juego colectivo y sacó el balón jugado con efectividad y creatividad. Víctor se postuló como delantero, en el frente ofensivo y también participó en las labores creativas del equipo. Por último, nuestro particular Falcao brilló a un nivel excepcional y, particularmente, creo que fue el mejor jugador del partido. Un partido que fue realmente agradable en el que predominó el afán por divertirse, pasarlo bien y aprender, por encima de los resultados. ¡A seguir así, chicos!

Viernes, 10 de enero de 2014.

1 comentario:

  1. Una crónica de un nivel exquisito si señoreeeee

    ResponderEliminar