12 de julio de 2016

Portugal, el Leicester de la Eurocopa


La decimoquinta edición de la Eurocopa se saldó con la inesperada victoria de Portugal que, por primera vez en los 56 años de historia del Campeonato Europeo de Naciones, se alzó campeona del título. El combinado luso se impuso la anfitriona, Francia, en el estadio de Saint-Denis con un solitario 1-0 en la prórroga, obra de Éder. al igual que el talentoso delantero brasileño que sorprendió al mundo en el Mundial de España 1982. Los Bleus no pudieron reverdecer los laureles de las gestas de la Eurocopa 1984, también disputada en suelo francés como el Mundial 1998, o la de 2000 celebrada en Bélgica y Holanda.

El triunfo de Portugal no figuraba ni en las apuestas de los más optimistas. Encuadrada en un grupo a priori sencillo compuesto por Islandia, Austria y Hungría, el cuadro dirigido por Fernando Santos se sirvió del innovador nuevo formato en el que los mejores terceros clasificados pasarían a una inédita ronda de octavos de final. Con sólo tres empates cosechados y un ínclito Cristiano Ronaldo cuya aparición sólo tuvo contables minutos estelares en forma de tres goles en todo el torneo, Portugal accedería al itinerario fácil de la competición para llegar a la final apeando a Croacia, Polonia y Gales.

La Eurocopa de Francia 2016 no será recordada por el vistoso y atractivo fútbol desplegado por los equipos participantes que sería culminado con la coronación de una Portugal resultadista y expeditiva. Aunque sí quedará grabada en la historia por la actuación de una neófitas Islandia y Gales que rompieron en añicos todas las expectativas depositadas en ellos. Las selecciones no jugaron con la intención de ganar, sino con el objetivo de no perder. Sólo así se explica que la final entre Francia y Portugal fuera la única en toda la historia sin goles en los noventa minutos reglamentarios

Ni la vigente campeona del mundo, Alemania, que parecía favorita indiscutible al título, sedujo a la afición con el fútbol directo que le hizo levantar su tetracampeonato en Brasil 2014. De igual modo, tampoco sería el caso de la anfitriona, Francia, con un equipo tan inexperto como brillante, que no causó destellos en las retinas de los aficionados y cuya veterana juventud se to´p de bruces contra los muros portugueses. España, inasequible al relevo generacional, sorprendería a propios y extraños practicando, con permiso de Croacia, el fútbol más atractivo de la competición, pese a que ambos conjuntos perecieran en octavos de final.

Bélgica, que postulaba a ser la clara revelación del certamen con jugadores como Lukaku, Hazard, Carrasco, Courtois, Nainggolan, Fellaini y Witsel, se estrelló por el camino, de manos de una Gales que, comandada por un extraordinario Gareth Bale llegó a las semifinales del torneo, en su primer gran campeonato internacional desde el Mundial de Suecia 1958. Islandia, enfundada en una camiseta que recordaba al del equipo de la gran película Evasión o victoria se contagiaría de ese heroismo con el Sylvester Stallone aplastó a los nazis para llevar en volandas al equipo nórdico a los cuartos de final de la Eurocopa. Sería el campeonato del adiós a nivel internacional para Zlatan Ibrahimovic y Gianluigi Buffon que, diez años después de ganar el Mundial con la Azurra, dejaría la selección sin haber ganado la Eurocopa pero tras haber presenciado el estrambótico penalti de Zaza. 

También sería el campeonato en el que la madurez del portero húngaro, Gábor Kiraly, con 40 años compitió con el joven desparpajo de Renato Sanches que, a sus 18 años, es el jugador más joven en haber disputado una Eurocopa. En una Eurocopa sin tres campeones (Holanda, Dinamarca y Grecia), Antoine Griezmann con sus seis tantos y, por tanto, máximo artillero del torneo, conseguiría el mayor registro goleador de un jugador en una Eurocopa, tras los nueve goles de Michel Platini en 1984, de mucho más grato recuerdo para los seguidores franceses.

Portugal se hizo con la victoria que la historia, mimetizada en forma de tragedia griega, le arrebató en su edición de 2004, aunque esta vez el papel de verdugo a domicilio caería en sus galones. Y lo haría sin su estrella, Cristiano Ronaldo, que tuvo que dejar el terreno de juego en el minuto 24 de la primera parte tras una patada de Payet. Una Eurocopa en la que Portugal pudo consumar su particular vendetta ante los galos, en su primera conquista oficial en 41 años, en las que Francia desbancó a Portugal en tres semifinales: Eurocopa de 1984, en la edición de Bélgica y Holanda 2000, así como en el Mundial de Alemania 2006. Y es que si 2016 será recordado por el éxito poco esperado como el del Real Madrid con su undécima Champions League y la del sorprendente Leicester City campeón de la Premier League, a esa lista se unirá la de Portugal con la primera Eurocopa de su historia.

Parabéns, Portugal.

9 de junio de 2016

Ibrahimovic: "Los jueves por la noche veo Cuéntame"


Muchos están siendo los rumores vertidos acerca de Zlatan Ibrahimovic durante este verano. El delantero sueco termina contrato con el París Saint-Germain y el misterio del ariete aún es una incógnita. Algunos lo sitúan en la MLS norteamericana, otros apuestan por su retorno al AC Milan e incluso se habla de un millonario contrato que lo ate con el fútbol qatarí. Sin embargo, el que está cobrando más fuerza relaciona al ex jugador del FC Barcelona en el Manchester United, club donde volvería a estar bajo las órdenes de José Mourinho, con quien coincidió en su etapa en el Inter de Milán.

Pese a ello, el jugador nórdico ha desmentido categóricamente esa información. No puedo jugar en un club que no juegue la Champions League, manifestó Ibrahimovic. Preguntado por dicho rumor, dijo: Además, los jueves por la noche veo Cuéntame en el hotel del PSG con David Luiz y Aurier, que tampoco se pierden un capítulo y todos esperamos que no la cancelen. Hay que recordar que los 'Red Devils', al quedar quintos en la Premier League, jugarán la Europa League la próxima temporada, cuyos partidos se disputan los jueves, día que emiten Cuéntame cómo pasó, así que el jugador sueco no podría ser convocado. En relación a ello, el delantero declaró: Soy un gran fan del fútbol inglés, hay muy buenos jugadores, aunque ninguno tan bueno como yo. 

Concentrado con la selección de Suecia para la Eurocopa de Francia 2016, Zlatan Ibrahimovic se mostró encantado en atender a los micrófonos de 'Mis peloteros favoritos', a quienes les dijo que le podían hablar de tú: Lo único bueno de jugar en el Manchester United sería meterle un gol al City del filósofo, dijo de forma muy convincente y seria. Conviene decir que la Champions es el único gran título que se le ha resistido al ariete, a pesar de haber militado en cinco clubes campeones de Europa como Ájax, Juventus, Inter, FC Barcelona y AC Milan

Ibrahimovic, que cumplirá 35 años el próximo mes de octubre, también habló de José Mourinho, con quien se encontraría en tierras inglesas en caso de fichar por el cuadro inglés. José es un magnífico entrenador, me cae mucho mejor que el Filósofo, si me voy al Manchester le llevaré una caja de sugus de piña, que sé que le gustan mucho, bromeó. También haría mención a David de Gea, guardameta de la selección española o, más concretamente, a su pareja sentimental: Edurne está muy rica, a lo mejor me lo planteo y ficho por el Manchester United para que David me la presente, concluyó el ariete.

6 de junio de 2016

Perfil técnico de José Miguel Caballero, del Conil CF


Hace unas semanas, nos adentrábamos en los recovecos del fútbol más modesto de nuestro país para hablar del Conil CF y, en concreto, del jugador José Miguel Caballero. Repasamos la historia del club, desde su fundación en 2004 hasta su ascenso a Tercera División en 2010. Posteriormente, hablamos de la trayectoria del jugador, su paso por las categorías inferiores del Cádiz CF, su periplo por tierras alemanas en las filas de los escalafones menores del Karlsruher, TSV Grunbach, su vuelta a España para enrolarse en el San Fernando y, posteriormente, su salto al Conil CF.

Hoy hablaremos del perfil técnico de José Miguel Caballero, un jugador alejado de la ostentación de la élite y los estridentes neones de las grandes ligas europeas, pero sin embargo, alguien que representa el fútbol en su esencia más pura y honesta. Nacido en Chiclana, al igual que Rafael van der Vaart, el 29 de noviembre de 1988, es uno de los mediocentros más expeditivos y con recorrido de la Tercera División.

Centrocampista defensivo de 1,85 metros de altura, los rasgos más definitorios de José Miguel Caballero son la complexión fuerte, corpulencia y fondo físico. Asimismo, su visión de juego, disposición asociativa y capacidad de sacar el balón jugado ante la presión rival, hacen del chiclanero un futbolista de contención con un papel crucial para la medular del Conil CF. Alineado entre la zaga y los jugadores más creativos, Caballero lidera la transición defensa-ataque del conjunto gaditano. No obstante, su principal talón de Aquiles es la llegada desde segunda línea y disparo a media distancia.

José Miguel Caballero es eminentemente diestro, aunque también maneja el balón de forma cómoda con la pierna izquierda. Futbolista con gran orientación táctica del juego, puede desempeñarse acompañado en el doble pivote defensivo o único jugador por delante de la zaga. Tampoco es desdeñable su juego aéreo, tarea que ejerce con liderazgo y determinación sin incurrir falta. Todos estas características hacen de Caballero uno de los mediocentros más interesantes de la Tercera División.

4 de junio de 2016

Francia 2016: la Eurocopa de las ausencias


Para los amantes del fútbol, el verano de 2016 será una fecha ineludible en la agenda. La Eurocopa de Francia y la edición especial del centenario de la Copa América de Estados Unidos se darán cita de forma simultánea. Sin duda, serán dos grandes eventos que supondrán una delicia en el paladar de los aficionados más fieles. En el campeonato europeo, la selección española tendrá la oportunidad de revalidar el título conseguido cuatro años atrás en Kiev, conseguir su tercer entorchado consecutivo y el cuarto de su historia.

Francia 2016 será una Eurocopa que marcará un antes y un después en el formato del torneo. Por primera vez, 24 equipos estrenarán una inédita ronda de octavos de final en el camino hacia la final de París del próximo 10 de julio. Además de las estrictas medidas de seguridad que albergará el país vecino de cara al certamen, será la tercera vez que Francia celebra un Campeonato de Europa, como lo haría en 1960 y 1984. Muchas son las estrellas que lidiarán por levantar la preciada ánfora al cielo francés para entrar en la historia del fútbol. Sin embargo, también serán numerosos los jugadores que verán la Eurocopa a través de la televisión. He aquí los casos más importantes.

La selección anfitriona presume del equipo insultantemente joven convocado por Didier Deschamps que buscará reeditar las victorias de 1984 y 2000. A los Lloris, Mangala, Digne, Pogba, Matuidi, Giroud y Griezmann se une una larga lista de ausencias con las que se podría establecer un once de gran calidad. En defensa, las bajas más sonadas son las de Debuchy, Varane, Laporte y Tremoulinas. Varane, pese a proclamarse campeón de Europa a nivel de clubes con el Real Madrid, no ha firmado su mejor temporada. Por el flanco izquierdo, Benoit Tremoulinas, campeón de la Europa League con el Sevilla FC, tampoco viajará a Francia tras una grave lesión de menisco.

Alexandre Lacazette, extremo del Olympique de Lyon, también se perderá la Eurocopa, al igual que la estrella Franck Ribéry, por lesión. Las ausencias más destacadas, no obstante, se encuentran en la delantera del combinado galo. Karim Benzema fue apartada por decisión técnica de la selección tras el escándalo con Valbuena y Kevin Gameiro, revelación con el Sevilla, inexplicablemente tampoco disputará el campeonato. En su lugar, viajarán Giroud, Griezmann, Coman, Martial, Payet y Gignac, este último jugador del Tigres de la Liga Mexicana.

España, vigente campeona, presenta tantas dudas debido al relevo generacional que arrastra como bajas importantes. El adiós de Xavi Hernández marcará el camino del equipo nacional y, con toda probabilidad, el futuro de la selección en los años venideros. La oportunista lesión de Dani Carvajal, en la final de Champions ante el Atlético en Milán, dejará los galones del flanco derecho a Juanfran, Bellerín o Azpilicueta. En la medular, figuras importantes como Sergi Roberto, Isco y Saúl Ñíguez tampoco se enfundarán la camiseta de la Roja. Paralelamente, en la delantera del cuadro nacional, han sorprendido las no convocatorias de Diego Costa y Paco Alcácer, en las filas de Chelsea y Valencia, respectivamente, tras sendas temporadas muy irregulares de ambos conjuntos.

La flamante campeona del mundo, Alemania, cuenta con grandes jugadores que también se perderán la Eurocopa. Gundogan, recién firmado por el Manchester City de Pep Guardiola, Julian Draxler, Bastian Schweinsteiger y Marco Reus no acudirán a la cita de Francia. Por su parte, Italia no contará con Claudio Marchisio y Marco Verratti, por lesión. Las bajas de Andrea Pirlo y Mario Balotelli no sorprenden, sea el caso de la edad del primero o la indisciplina del segundo, aunque lo cierto es que reemplazar la marcha al mítico mediocentro de Milan y Juventus será una tarea tan titánica como utópica.

Bélgica, la que para muchos será la gran revelación de la Eurocopa, no contará con los servicios del inexpugnable defensa Vincent Kompany, que arrastra una lesión muscular que lo dejó fuera de las semifinales de Champions ante el Real Madrid. La selección inglesa también presenta vacíos importantes como Danny Drinkwalker, pieza fundamental para Claudio Ranieri en el sorprendente Leicester campeón de la Premier League que finalmente ha sido sustituido por Wilshere, tras haber jugado únicamente 144 minutos con el Arsenal. Alex Oxlade-Chamberlain también se perderá el campeonato después de la lesión de rodillas que sufrió en el partido de octavos de Champions ante el FC Barcelona.

Y por encima de todas, la gran ausente de la Eurocopa de Francia 2016 será Holanda. Tras haber quedado apeada en la fase previa, el combinado Oranje ha sido indudablemente ha sido una de las carencias más significativas de la fase preliminar, cuya última ausencia data de 1984, año que curiosamente también la Eurocopa se jugó en terreno galo. Los tulipanes se resarcirían con la inolvidable victoria en 1988 en Alemania Occidental con Van Basten, Rijkaard y Gullit. Aunque no podremos deleitarnos con estrellas de la talla de Arjen Robben y Memphis Depay, lo cierto es que la Euro 2016 puede suponer muchas cosas: el cambio de generación en España, la consagración de Alemania como gran potencia a nivel europeo, la fuerza de la juventud francesa, el cumplimiento de las expectativas de Bélgica e incluso el descubrimiento de nuevas promesas que tan sólo ayer no conocíamos.