29 de agosto de 2011

El futuro del fútbol


Es muy posible que alguna vez te haya invadido la duda de cómo evolucionará el fútbol en la próxima década o a más largo plazo. Si para entonces la máquina del tiempo no ha sido patentada, puede ser útil conocer algunas sedes y candidaturas de los próximos Mundiales y Eurocopas. Dicho esto, es importante tener un esquema mental de los futurubles grandes eventos internacionales, así como conocer sus países anfitriones y organizadores como forma para hacer impulsar el fútbol en algunas tierras en las que el deporte rey nunca ha estado muy arraigado.

A sabiendas de que la Eurocopa del próximo verano se celebrará conjuntamente en Polonia y Ucrania desde el 8 de junio hasta el 1 de julio de 2012, así queda el futuro del fútbol en los próximos años, con candidaturas inéditas y algunas elecciones que han suscitado más de una polémica y desavenencia.

El próximo Mundial empezará a rodar allá sobre junio de 2014 y será acogido por uno de los países mas clásicos de la historia del fútbol, no sólo por el gran número de leyendas que allí han dado sus primeros toques al esférico, sino por ser la selección con más Campeonatos Mundiales logrados hasta la fecha. Obviamente, me refiero a Brasil que fue elegida oficialmente organizadora del torneo tras la malograda candidatura de Colombia allá por 2007.


Las eliminatorias de clasificación para dicho evento comenzarán tras la Eurocopa 2012 a nivel mundial y, en ella, España tendrá que defender su campeonato en un curioso grupo formado por Bielorrusia, Georgia, Finlandia y, una campeona del mundo, Francia. Será el primer partido de carácter oficial entre estos dos clásicos del fútbol europeo desde la eliminación en el Mundial de 2006 en una noche de triste recuerdo para España. Brasil, como sede anfitriona, es la primera representante del continente americano en el próximo Mundial.

Dos años después, Francia abirá las puertas a la nueva Eurocopa después de haber sido anfitriona y, a la postre, campeona de la edicion de 1984 con Platini a la cabeza y de haber ganado la edición de 2000 en Bélgica y Países Bajos. No obstante, esa Eurocopa tendrá un tinte especial y un nuevo formato de la competición verá la luz en ella. El torneo europeo pasará de contar con 16 selecciones participantes a ampliar su capacidad a 24 en un novedoso sistema en el que seis grupos de cuatro participantes darán el cariz y la apariencia de Mundial, no sólo por número de países, sino por la duración del campeonato que, del mismo modo, será ampliado a un mes, en lugar de tres semanas como se lleva haciendo hasta la acualidad.

En concreto, los dos primeros de cada grupo pasarán a una recíén estrenada e inédita, en Eurocopas, ronda de octavos de final. A estos doce equipos clasificados le acompañarán únicamente los cuatro mejores terceros. Ni que decir tiene que la nueva organización contribuirá a los países implicados y a la propia UEFA cuantiosos ingresos económicos en concepto de un nuevo mayor de partidos televisados y entradas vendidas. A su vez, otorgará a selecciones más humildes la posibilidad de clasificación para las rondas decisivas de la competición. El país galo ha invertido 150 millones de euros para la remodelación de los estadios. Sarkozy defendió la candidatura francesa afirmando que es un compromiso del todo el pueblo francés que espera este evento.


Francia, que ya fue local en las Eurocopas de 1960 y 1984, fue elegida el 28 de mayo de 2010 como sede de la edición de 2016, por delante de las candidaturas de Italia que fue la organizadora de las Eurocopas de 1968 y 1980 y del Campeonato del Mundo de 1990. La tercera opción hubiese sido Turquía que no cuenta con experiencia en la organización de eventos de esta índole.

La UEFA estipuló necesario para la Eurocopa la utilización de nueve estadios, siendo éste el número obligatorio según los reglamentos de la confederación. A día de hoy, los escogidos por la Federación Francesa de Fútbol y aprobados legítimamente por la UEFA son: Saint-Denis y Parc des Princes, ambos en París; Vélodrome en Marsella, el OL Land, aún en construcción en Lyon, Stade Marcel Picot en Nancy, Féliz Bollaert de Lens, Stade de Nice en Niza, cuyas obras comenzarán próximamente al igual que el Gran Stade de Burdeos. Como reserva, quedan los estadios Geoffroy-Guichard de Saint-Etienne y Stade de Toulouse, clásicos del fútbol francés. Finalmente, Estrasburgo renunció a albergar partidos de la Eurocopa 2016 por insuficiencias económicas.

En relación a ello, puede tratarse de un nuevo resurgir del fútbol francés tal y como ocurrió en el Mundial de Francia en 1998 en el que una gran generación de futbolistas imprimió un estilo en el fútbol dentro de sus propias fronteras tras una umbría etapa de decepciones a pesar de contar con grandes futbolistas en sus filas. En cualquier caso, será una Eurocopa maquillada de Mundial, lo cual suena muy sugerente y beneficioso para el avance del fútbol. 


Además, impresionantes infraestructuras como Saint-Denis, llamado por algunos Stade de France, es uno de los coliseos por referencia del panorama mundial. Catalogado por la UEFA estadio cinco estrellas, fue terminado en 1998 con motivo del Mundial y, con toda probabilidad, será sede de la final. Así, se convierte hasta la fecha junto al estadio Santiago Bernabeu, Wembley y Olímpico de Roma en acoger finales de la Copa de Europa, Mundial y Eurocopa.

En el año 2018 la vigésimo primera Copa del Mundo verá la luz en las heladas tundras de Rusia. El Mundial volverá a Europa doce años después de Alemania 2006 tras unas apatecibles y reparadoras vacaciones en las canchas de Sudáfrica y Brasil. El país del este cuenta con novedosos estadios como el Luzhnikí de Moscú en el que el Manchester ganó su tercera Champions en 2008, el impresionante estadio de Kazán, de reciente construcción, o el del Zenit de San Petersburgo con casi 70.000 espectadores.

La designación de Rusia para el Mundial de 2018 trajo consigo bastante polémica dejando atrás candidaturas conjuntas como la de España-Portugal, Bélgica-Holanda e incluso una atractiva propuesta tristemente denegada de Inglaterra, países donde obviamente el fútbol goza de mayor seguimiento e incluso fé que en el gélido país ruso. Conviene decir, además, que la mayoría de las sedes elegidas se encuentran en la parte europea de Rusia.

 

Puesto que aún no se conocen datos oficiales sobre la Eurocopa de 2020 con respecto a su país organizador, el acontecimiento siguiente tendrá lugar allá por 2022 y será el Mundial celebrado en Catar. Asia vivirá veinte años después un nuevo torneo después del Campeonato de Corea y Japón en 2002. Fue elegida el 2 de dicimebre de 2010, precisamente el mismo día que Rusia para albergar el Mundial de 2018.

Pep Guardiola fue embajador de esta candidatura de Catar para el Mundial 2022, en sus propias palabras, porque se trata de un país en el que vivió una gran etapa como futbolista y para impulsar el fútbol en Oriente Medio después de que los Mundiales corrieran a cargo de Europa y América simultáneamente. La propuesta de Qatar ganó a la de Australia, Estados Unidos que fue organizador en 1994 y Corea entre otras.

De torneos más avanzados en el tiempo no se conocen datos fiables y es más recomendable esperar el paso de los años para sorprendernos con una adjudicación en un país en el que el fútbol no suene ni de lejos o, por el contrario, de un bonito reencuentro entre un gran país con pasado en el fútbol, como por ejemplo Inglaterra. Mientras tanto, el balón seguirá rodando por el césped...

3 comentarios:

  1. Gran post, ya te tengo en mi lista de blogs.

    Saludos desde http://elreydelgol.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Buenas, enhorabuena por el blog, me gustaría intercambiar enlaces contigo y que nos sigamos mutuamente.
    Un enorme saludo desde http://orgullobenfiquista.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mario, estaremos en contacto.

    Antonio, buen blog el del Benfica. La verdad es que está muy bien. No te preocupes que tendrás un hueco en mi lista de blogs.

    Si os haceis seguidores, genial.

    Un abrazo a los dos ;)

    ResponderEliminar